La importancia de la marca personal

El Mundo ha experimentado un cambio mayor en los últimos 20 años que en los 2 siglos precedentes. Las barreras físicas y temporales se han reducido a la mínima expresión. El acceso a la información es prácticamente ilimitado. Sin duda, la digitalización y la globalización son los factores que están detrás de este fenómeno.

Al mismo tiempo, los agentes económicos y las interdependencias entre ellos se han multiplicado. Estamos asistiendo a una saturación de los mercados donde la competencia es feroz. Incluso en los nuevos mercados que nacen, el fenómeno de réplica es prácticamente instantáneo.

Del mismo modo, las personas se encuentran en un escenario de “lucha constante”. La población mundial ha crecido exponencialmente en el último siglo y el acceso a la Educación está formando a millones de nuevos trabajadores. Paralelamente, la automatización de los procesos y los avances en robótica están provocando una reducción de los puestos de trabajo disponibles, dado que, al menos de momento, las nuevas profesiones que están surgiendo no parecen ser capaces de absorber toda la mano de obra excedente.

Por tanto, la explotación y gestión de la marca personal es un medio crucial para competir no solamente en el mercado laboral, sino también dentro de un contexto social y personal. Al contrario que años atrás, una exquisita preparación académica ya no es garantía de obtención de un puesto de trabajo. Es necesario explotar otras facetas que nos permitan destacar en nuestro entorno y que, además, reporten utilidad práctica.

En este sentido, considero que debemos trabajar especialmente dos facetas: la polivalencia y la proactividad. Dentro de un contexto económico-social extremadamente dinámico y cambiante, es trascendental no sólo obtener unos conocimientos elevados en una materia determinada, sino saber usar las herramientas necesarias para obtener dichos conocimientos. En otras palabras, el manejo de plataformas de cloud computing, de bases de datos, de apps de productividad personal y la interacción con medios digitales deben ser una prioridad absoluta para conformar nuestra marca personal. Por otro lado, nuestra capacidad de oratoria y de trabajo en equipo y el dominio perfecto del idioma ingles merecen, igualmente, una atención destacada. Todo lo demás, es “secundario”.

PD: Quería mostrar mi especial agradecimiento al profesor Marco Calvache por la colaboración con el proyecto Branding Facts que estoy llevando a cabo, accesible desde www.brandingfacts.com.

Texto publicado en la Revista del Instituto Superior de Mercadeo, Administración y Comercio (ISMAC) de Ecuador, accesible desde www.tecnologicoismac.edu.ec.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.